Homo-Machine. 2009

 

¿Qué pasa cuando la sociedad postindustrial se ha apropiado de todo tiempo y espacio, para los afectos, las emociones, las pasiones, los compromisos del cuidado –de sí, del alter, de lo otro–? Se abre el mundo de la artificialidad; y, ¿por qué? Parece que de la esencia de lo humano son estos estados del alma. Y así no pueda ir por los parques o las aceras, trayendo alimento de los supermercados, visitando las petshop: se requiere que esta forma de realizar la experiencia humana del afecto tenga un ámbito, de ahí la importancia de la artificialidad, del artificio, del robot.

En un mundo de la vida tecnologizado, ¿cómo habitarlo humanamente?; en los escenarios tecnológicos, ¿cómo incluir la subjetividad?Estas obras han tomado como base informes objetivos que se han divulgado en revistas de difusión científica. Y, ¿por qué pintarlas? Se trata de destacar de su fondo lo que parece una nueva habitualidad: que haya un entorno cibernético que comienza por fabricar el café en la primera hora del día y culmina por cerrar las puertas y apagar la televisión en el último minuto en casa, no sólo no es novedad; hasta cierto punto se echó en falta la tardanza de tal dispositivo.
No obstante, la obra plástica fija como un corte sincrónico el darse de este dato en nuestro mundo vital. Y lo fija para ser contemplado, reflexionado, criticado –si fuera el caso–, re-enrutado. La pregunta es: ¿qué es ahora, qué puede ser en el futuro, qué puede ser indefinidamente: la esencia de lo humano? 

  • Instagram - Gris Círculo
  • Facebook - Gris Círculo
  • Tumblr - Gris Círculo
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now